CLUB DE COTORRAS

.

.
Todos los años se celebra en Salamanca el Lunes de Aguas, segundo lunes después del Domingo de Resurrección, las gentes de la ciudad la abandonan y acuden en masa a los campos, a las orillas del Tormes o a cualquier lugar donde merendar y pasar la tarde.
La tradición se inicia en la Salamanca del siglo XVI, una ciudad de vida alegre, repleta de estudiantes, curas y prostitutas. Un joven rey, Felipe II, decidió que al menos durante la cuaresma había que guardar las formas y ordenó que las prostitutas, perfectamente organizadas en la Casa de la Mancebía y dirigidas por el Padre Putas, abandonaran la ciudad y permanecieran al otro lado del río hasta una semana después de la Pascua.
El Lunes de Aguas el Padre Putas se encargaba de recogerlas, acompañado por los estudiantes, cruzando el Tormes en barca y su regreso, celebrado no solo por estudiantes, era presenciado por las gentes de la ciudad, que aprovechaban el espectáculo y la orilla del río para despedirse de los rigores cuaresmales dando buena cuenta del típico “hornazo”.

Los tiempo han cambiado pero la fiesta del Lunes de Aguas permanece y el “Padre Putas” ha pasado a ser uno de los personajes de los cabezudos que suelen acompañar como pasacalles las diferentes fiestas de la ciudad y de sus barrios. Es fácil reconocerlo por que va ataviado con capa charra y chistera. Este personaje, al que le fue cambiado levemente su nombre pasando a ser “Padre Lucas”, da nombre a todos los cabezudos. En Salamanca los niños ríen, corren y lloran con los “padrelucas”, y una vez al año, un lunes de primavera, Salamanca merienda al recuerdo de otros tiempos.

1 comentarios:

Chari Hernández dijo...

MUY INTERESANTE PARA LOS QUE NO CONOCEN LA HISTORIA DEL LUNES DE AGUAS GRACIAS MARTA

Publicar un comentario